06
Jun

Gumo

Todos los días esperaba que la hora marcara entre las 6 y las 7 de la tarde, una hora especial del día donde no hay ni luz ni oscuridad, ese para mi era el momento más especial y más porque llegaba Sebas, llegaba con su bolsa negra y tarareando una canción con la que siempre terminaba el día. Ese día me di cuenta que él era mi hogar, y sabes que pasa cuando un gato encuentra su hogar? Así es. Nunca lo deja. Hacia poco había hecho un gran amigo, Marrón El era un gato amigo que conocí gracias a que el Señor Juvenal años atrás se paseara todas las noches con su gato. Marrón siempre pasaba a visitarme en las tardes y algunas veces en las noches, él era un gato tranquilo como yo y teníamos muchas cosas en común, una era nuestro gusto por la hierva gatuna, y gracias a eso Olvide que Sebas se había ido

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *